jueves, 17 de julio de 2008

A Miguel Salas Anzures - Poesía a mi padre

CONFESA
A Miguel Salas Anzures

Sólo la luz del cielo iluminaba la noche en que partiste.
Desorientada camino en las riveras del abismo de éste río de la muerte,
que bebe el agua de todos los océanos.
Es el agua de mis ojos que cae, corre, y
no obedece más que a la pesantez del dolor que la posee y la humilla
traspasando los umbrales.

¿Y después de éste dolor de final inmaterial?
¿Dónde quedó tu sonrisa padre mío?
Aprenderán mis ojos a extrañarte;
son muchos tus recuerdos, padre mío,
cómo podría yo olvidarte.

El eco de tu voz navega el río:
ya no podrán mis besos alcanzarte,
mi lágrima confesa será hastío.
Quiero decirte tantas cosas y no oso hablarte.

Mi sombra aguarda en el resquicio
porque en la húmeda morada tendrá suerte
para restituir los amores del inicio.

Busco a mi Dios para quererte
y desterrar este suplicio
que no me deja ver tu muerte.

1 comentario:

nstiac dijo...

Intenso y lleno de emoción,
Felicidades